Yo voy a la huelga el próximo 8 de marzo porque todas las razones para ir —la brecha salarial, la dificultad para conciliar la vida laboral y familiar, la falta de corresponsabilidad en las tareas del hogar, la sobrecarga femenina por asumir los cuidados familiares, el techo de cristal, las violencias de género…— tienen nombres propios:

El de mi abuela Gloria, a la que su marido maltrató. A pesar de ser un gran luchador por la clase trabajadora, y pasar varios años en la cárcel por ello, en sus esquemas mentales no estaba el respeto hacia su esposa.

El de mi madre, también Gloria, que tuvo que ocultar durante toda su vida el hecho de ser madre soltera para no ser tachada de puta… Leer más