Sigues ahí, amor.
Al otro lado del tiempo,
en el envés de la memoria,
en los ojos henchidos de ausencias,
en los jirones de ese visillo
que tiembla al imaginar el roce de tu mano.
Sigues ahí, amor.
Y yo, contigo.

ⒸAlicia Domínguez