No hay muerto que no me duela,/ no hay un bando ganador,/no hay nada más que dolor/y otra vida que se vuela./La guerra es muy mala escuela/no importa el disfraz que vista,/perdonen que no me aliste/bajo ninguna bandera,/vale más cualquier quimera/que un trozo de tela triste./ Y a nadie le di permiso/para matar en mi nombre. Leer artículo.