A punto de naufragar, en la vida suele haber un bote dispuesto a llevarnos a tierra firme.

A punto de decir adiós, en la muerte siempre hay un bote esperándonos para pasar a la otra orilla.

En ambos casos, todo nos parece un espejismo.

©Lawolemba