MIEDO.
La alambrada,
la cuerda,
el ogro,
el bloque atado a los pies,
el veneno paralizante,
la negación de lo que somos
la resignación con lo que no queremos ser.

MIEDO
que cerca
y bloquea.
Que vive en lo que no existe.
Que se alimenta de oscuridad
por nuestra resistencia a encender la luz.

MIEDO
miedoso,
que tiembla ante quien se planta
dispuesto a descubrir su verdad:
que no existe sino en nosotros,
que no resiste el cara a cara
y muere cuando decidimos vivir.

MIEDO, miedoso,
que de un soplido se va…