zapatitos

Lindos zapatos que tanto caminaron.
Hoy, pura añoranza, memoria solitaria
de andaduras pasadas en tiempos de luz,
ánimas que languidecen bajo un sol de fuego.

Nadie repara en ellos.
Nadie, excepto yo.

En otro tiempo, ¿quién se acuerda?,
sobre sus tacones, puede que alguien
azotara aceras, devorara esquinas,
se comiera el mundo a dentelladas ardientes.
Siempre adelante…

Hoy, viéndolos así: tan solos, tan tristes,
no pude evitar pensar en la que un día
se alzó sobre ellos.
¿Quién sabe qué nostalgias de andares ya quebrados,
no pudo soportar para abandonarlos así,
frente a la Bodeguita del Medio.

Lindos y tristes zapatitos,
ignoran que la función ha acabado…