Cierro los ojos
y el telón del mundo cae
De repente,
todo es silencio.

Fuera, lo prescindible.
Dentro, la entrega sin resistencia,
la luz apenas presentida
el latido a corazón abierto
lo que soy…

Sin máscara,
sin adjetivos,
sin excusas,
solo verbo.

Cuando el telón del mundo cae,
comienzo a existir
para mí
para ti.