Tiene una lectura ágil y una frescura en la narración que hacía mucho que no encontraba en un libro. Se ha ganado un lugar, bien merecido, en mi estantería, y no todos los libros que leo acaban en ella. Con esta novela he confirmado, una vez más, que no hace falta buscar en las grandes editoriales para encontrar grandes historias. Leer +